NETFLIX: LA OVEJA NEGRA

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestPrint this pageEmail this to someone

 El debate producido en el festival Cannes revivió la llama de un prolongado incendio: los nuevos formatos. Hasta qué punto un film es considerado cine, o, por el contrario, hasta qué punto no.

LO APTO

Si hay algo de interesante en los servicios streaming no es que acompañan al cliente por todos lados, al igual que una fiel mascota, sino que, además, brindan la opción de elegir qué ver y qué no. El consumidor se convierte en chef de su propio menú. Ejemplo de esto son las series y películas que ofrecen estos mercados, mes a mes, para que el usuario terminé por crear una lista de su preferencia. De esta forma los tiempos de la televisión y sus programaciones semanales quedan cada vez más en el pasado. Por otro lado, a pesar que esto se ve como un éxito sin precedentes también tiene su lado oscuro. En este caso: los festivales de cine. Porque, en ocasiones, no todo cabe en la balanza de lo “apto”.

CAOS Y MÁS CAOS

El problema empezó con la participación de Netflix en la edición número setenta del Cannes (ceremonia con sede en Francia que se encuentra al mismo nivel que los Globos de oro). La empresa streaming fue productora de los films “Okja y “The meyerowitz stories”.  La primera, una historia que es un hibrido entre lo infantil y lo dramático protagonizado por Jake Gylenhall y dirigida por el asiático Bong- Joon- Ho. La segunda, una delirante trama de comedia y seriedad que estuvo bajo el cargo de celebridades conocidas como lo son Ben Stiller y Adam Samdler. Sin embargo, algo que parecía marchar bien, se volvió incomodo ante las palabras del encargado del jurado Pedro Almodóvar. El director español declaró “Creo firmemente en que la primera vez que se ve una película, la pantalla no puede ser parte del mobiliario”.

Almódovar (derecha) junto a los miembros del jurado entre ellos Will Smith .

Como si todo lo anteriormente dicho no fuera más que el prólogo de un libro de quejas, a esto se le sumó el problema en las proyecciones. El hecho ocurrió durante la emisión de la película “Okja” en el Gran Teatro Lumiere. Los organizadores dieron pases para que la prensa, los críticos, las celebridades y el público disfrutaran de la experiencia – fue tanta la concurrencia de espectadores que abrieron otra sala para acogerlos a todos-. Aun así, los fallos se acumularon en dos puntos:

  1.  Protestas ante la aparición del logo de Netflix.
  2. El tamaño de la imagen no coincidía con el de la proyección.
Equipo detras de Okja. El director (izquierda) junto a los actores principales del film.

Era cuestión de tiempo a que los abucheos y la mala administración estallaran como bomba atómica. Los medios no tardaron en hacer gala del desastre. La noticia recorrió las páginas de Vanity Fair, fue trendding topic en Twitter y creó incontables discusiones entre cinéfilos. Pese al bochornoso momento, los involucrados en el film no se tomaron a mal ninguna de estas cosas. La actriz británica Tilda Swinton dijo: “Nosotros no vinimos aquí por los premios”.

TODOS PIERDEN

Ya sea de una forma u otra, el certamen finalizó sin ningún premio para la empresa de catálogos online. Tan drástica fue la situación que a partir del 2018 no participarán films que no cuenten con un previo estreno en salas. Vale destacar que no fueron pocos quienes apoyaron las ideas de Almodóvar, entre ellos el actor argentino Ricardo Darin el cual  comentó que los formatos tradicionales  tienen que contar con mayor respeto en estos certámenes. Por su parte, voceros de Netflix enunciaron: “Mejor ver cine en una pantalla que no ver nada”. Lo que deja, tanto a espectadores como especialistas, en medio de una grieta.  Esa grieta es el broche entre el ayer y el mañana. Es el hoy, el presente, el ahora. Dicho de otra manera; es el tiempo de los cambios.

Es innegable que las empresas como Netflix (entre ellas, Amazon, Hulu, o HBOGO) se abren camino como un machete tajeando hierbas.  Parece que según Almodóvar todo se trata, si se me permite el chiste, medir quién tiene la pantalla más grande. 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestPrint this pageEmail this to someone
MVO

MVO

Periodista, escritor, cinefilo, amante de la cultura japonesa e influenciado, fuertemente, por todo el trabajo de Stephen King.

Un comentario sobre “NETFLIX: LA OVEJA NEGRA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *