CIRCO DURMIENTE: “CADA DÍA BUSCAMOS SER MAS PROFESIONALES Y SONAR MEJOR”

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestPrint this pageEmail this to someone
Circo durmiente es una banda independiente de zona sur, entre Avellaneda y Quilmes. Comenzaron a tocar en 2008 pero recién 6 años después llagaría  “Todo este plástico” (2015), su álbum debut y, recientemente, “Del otro lado” muestras claras sobre de qué están hechos los buenos discos.

El encuentro fue en Rie bar de la bonaerense ciudad de Bernal, un lugar acogedor. Otrora casa de antigüedades,  donde hace poco tiempo dieran un pequeño concierto acústico. Este es el lugar ideal para una tarde de charla, mates y música con Alejandro Dalponte (vocalista) y Sergio Sorroche (guitarra).

¿Cómo se conforma la banda?, es decir previo a 2008 cuando arrancan a tocar.

Alejandro comienza contando la historia, que tiene que ver con el desencuentro de bandas anteriores y la convocatoria para un nuevo proyecto, pero Sergio, toma carrera y arranca con la primera anécdota:

–Bueno, la historia completa es que él –señalando a Alejandro– tenía una librería y mi mamá es docente, iba a sacar fotocopias, y le decía; “Mi hijo es músico, tiene un estudio y quiere formar una banda” y no sé cuántas cosas más. Él me tocó la puerta de casa, no nos conocíamos hasta ese momento.

Entre risas Alejandro asiente la historia y agrega:

Yo empecé tocando la batería, estaba desesperado por tocar en una banda y cualquier cosa que me dijeran me enganchaba, si me decían; no sé, la pandereta, tocaba la pandereta.

Tarde de mate con Sergio Sorroche (izq.) y Alejandro Delponte (der.)

El primer cantante fue Sergio que, en realidad, llevaba meramente las líneas vocales hasta que pudieran tener un cantante “de verdad”, pero, compartiendo grabaciones de trabajos anteriores,  Alejandro demostró que su lugar no era detrás de los tambores, era un frontman nato.

Quizás de entre esas primeras ideas haya nacido el boceto de “Tardes infinitas” canción incluida en su reciente producción “Del otro lado” y que, claramente, tiene destino de hit, aunque desde el primer disco venía quedando relegada.

“Tardes infinitas”

La canción es básicamente de él ,–dice Sergio–  siempre la tocábamos. Cuando estábamos haciendo la pre producción del disco se la pasamos al productor Cristian Algañaraz, encargado de la producción del disco y dijo: ´¡Esta tiene que estar!´. Le habíamos dado como 26 maquetas de canciones, algunas en estado más que crudo.

Es simple –Agrega Alejandro–, en realidad todas son simples pero bien definidas y, la verdad, no nos imaginábamos que esa canción tendría que ir: ¿Te parece le dijimos? Y bueno, fue.

Teniendo entonces en cuenta la historia de la canción: ¿Cómo es el proceso de composición?, ¿Cómo nacen las canciones?.

Alejandro, Nicolás y Hernán

Alejandro aclara rápidamente que no son ellos exclusivamente la dupla compositiva sino que es un proceso donde todos los miembros van aportando ideas y construyendo sobre esos aportes.

En realidad yo llevo muchas ideas, son bocetos; una viola, una idea de melodía en la voz, pero después todo lo que termina siendo la canción es lo que va poniendo él (Sergio), Nicolás ( el bajista) Hernán (guitarra)  y así se va dando. No llevamos un tema completo tipo tomá esto se toca así y listo, eso no pasa.

Sergio además revela que; en este último disco se sumaron dos canciones de Nicolás tanto en letra como música: (“Me voyy “Vagabundo) “Es así, nos vamos mutando, todos aportamos y capaz un día hasta hago yo una canción”, dice entre risas.

“Me voy”

Escuchando ambos discos pareciera haber un cambio, ya desde el arte de tapa. “Todo este plástico”  sería un trabajo con una mirada cercana a lo social, mientras que “del otro lado” plantaría una introspección ¿Es así esto?, ¿hay diferencias entre las temáticas de ambos trabajos?.

En el sentido conceptual es así –reconoce Alejandro refiriéndose a la primera placa– tiene que ver con la mirada, con cómo te sentís con respecto a un contexto social y como te sentís con esas cosas; la sobre información, la incitación al consumo desmedido, mientras que el segundo sí tiene más que ver con la mirada hacia adentro, pero siempre con la misma óptica.

Ya de por sí el nombre de la banda tiene que ver con eso, es una metáfora de la sobreinformación, de la sobrecarga de estímulos y el absurdo. Todo eso que no tiene que ver como como te sentís vos sino con una realidad implantada que te mantiene en un estado de alerta permanente, y las personas somos más simples, es como que te llenen las paredes de carteles para que no te enteres que es blanca.

Circo durmiente es una banda de sonido y contenido sólido, en tiempos donde se suele confundir demo con disco, ellos consiguen un enorme nivel de madurez. Su segundo disco fue íntegramente grabado y mezclado en los estudios Romaphonic, hoy encargado de los trabajos de las bandas ya consagradas: “Queríamos calidad, fue un esfuerzo económico enorme pero se vió en el resultado” cuenta Alejandro, a lo que Sergio agrega como anécdota:

Presentación en el Hard Rock Café. A la derecha Hernán B. (guitarra) y Alejando Dalponte.

“Estábamos mezclado en el piso de arriba y abajo, en el estudio, estaba grabando No te va gustar ¡estábamos como queríamos, yo estaba loco!. Queremos ser una banda profesional, con una buena forma de trabajo y respeto por el público, de a poco, lo vamos logrando” concluye.

Es claro que tienen futuro entre esas bandas, basta con decir que telonearon a Once tiros, Estelares y varios más en el Club Tucumán,  también, por esas cosas de la vida; sonaron en dos radios más que importantes entre las capitalinas: RQP 104.3 y Mega:Les llevamos un disco, les gustó y bueno, sonó. ¡Estábamos sorprendidos!” coinciden ambos.

 

 

En ambas producciones el artista a cargo fue Alejandro Pacin quien se integró al proyecto escuchando cada canción y trabajando sobre lo que le sugerían, y generando esa difícil hermandad entre la presentación y el contenido. Convirtiéndolo en un integrante más de Circo durmiente.

¿Están trabajando ya en lo nuevo?, ¿Las máquinas estarán más presentes?

Hicimos un tema por Whatsapp –Dice entre risas Sergio–.   Yo tenía algunas ideas que grabé así con la grabadora del celular y se lo pasé a Sergio –se suma Alejandro– y él le puso una base, dos guitarras y una bajo, me lo devolvió y me dijo cantálo y así le pusimos las voces, obviamente como un boceto pero sí, en el próximo disco habrá cosas más relacionadas con la tecnología musical.

Hay un tema que era él tema, pero por cuestiones de tiempo en el estudio y no poder terminarlo bien para este trabajo preferimos guardarlo, cuando salga va a ser… Sergio deja el suspenso y las ansiosas ganas de descubrir de qué se tratará.

 

Circo durmiente es, sin duda, una de esas bandas que, al escuchar su música, generan esa sensación  de tener amigos músicos, se hacen amigos de los oídos, pero, charlando con ellos,  demuestran ser además de grandes músicos, grandes personas.


Gracias por leer.
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestPrint this pageEmail this to someone
Matías Picallo

Matías Picallo

Radio FM Q / FM FAN / UNDAV Lic. En periodismo mpicallo@rockandnews.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *