ALGO RARO PASÓ EN EL RINCÓN DE LA PLATA

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestPrint this pageEmail this to someone

Mi destino era la 59, entre la diagonal 74 y 19, en El Rincón de La Plata. Se suponía que estando 19:30hs en la estación Dario y Maxi, ex Avellaneda, a la capital de Buenos Aires llegaría a las 20:30hs, con tiempo más que de sobra. Lo único que no debía pasar es que ese tren se fuera sin esta pasajera. ¿Y qué pasó? Lo que no tenía que pasar.

Esa noche del 2 de diciembre, Peces Raros se presentaba en el “Volumen 3” del evento que ellos organizan: “Algo Raro”, en la ciudad que los vio nacer artísticamente. La banda formada por Lucio Consolo, Marco Viera, Benjamín Riderelli y Juan Manuel Lezcano (más conocido como “Chicho”), era la última vez en el año que tocaban en la ciudad de las diagonales; y no podía no estar en esa fiesta después de lo cebada que me tenían sus discos. El tren que según Google Maps pasaba a las 20hs, nunca pasó.

No quedaba otra que hacer el viaje a la inversa y en vez de subir al tren que va de Constitución a La Plata, cruzar del otro de las vías e ir a Constitución a tomar la “costera”. Por el horario, probablemente a Bautista Viajando no lo iba a escuchar en vivo, tendría que quedarme con el recuerdo de su música en las plataformas virtuales, ya que ésta era su anteúltima presentación, antes de la separación de la banda.

Al bajar del tren en la estación de Constitución, la noche pareció iluminarse con las cuatro personas vestidas con chombas de tela de piqué celeste. Al lado de los molinetes, los trabajadores del Ferrocarril Roca conversaban, y sin importarme su interesante conversación, interrumpí a la rubia que estaba por responderle a su compañero y le pregunte: “disculpa, ¿sale algún otro tren a La Plata?”. Nunca había querido abrazar tanto a un desconocido. “Sí, el último sale por el andén 12 a las 20:57”. Adiós Bautista Viajando, al menos llegaba para ver a Fus Delei y a Peces, por supuesto.

***

Peces Raros es una banda que se fue transformando con el correr de los seis años que llevan juntos. Con base en el rock, iniciaron a fines de 2011 cuando se conocieron a través de un cartel, quienes en ese momento eran estudiantes de Bellas Artes en La Plata.

El tiempo que pasaban juntos, los ensayos y la poesía los llevó a su primer disco: “No Gracias” en 2014. Disco cuya primera canción lleva el nombre del propio albúm, y Marco, el guitarrista, la describe situada en un momento social del país en el cual, hay un relato que se reproduce por voces muy poderosas que dice “lo que pasó ya fue”. Pero el olvido, no. No, gracias. Este tema, particularmente, me resuena en la actualidad respecto de las circunstancias que están sucediendo a nivel país, con denuncias y desapariciones, a las cuales no haré referencia, pero sí destaco, la mirada que plantea el chico que se sube al escenario con la viola roja. “La necesidad encausa las interpretaciones. Como la situación está media picante, tal vez encontramos ese significado (de no olvidar el pasado) en todos lados porque lo necesitamos”.

El tiempo iba pasando y para los chicos había cosas que eran muy nuevas, como lo expresa el baterista, Benja, “nos conocimos cuando no éramos unos niños, pero éramos bastantes pibes y sobre todo, éramos primerizos en esto de encarar, armar una banda. Habíamos, tenido una banda antes, (cada uno por su lado) pero siempre de un modo muy amateur. No conocíamos el “bussines”, si se quiere”. Del rock que contuvo “No Gracias”, el sonido mutó mientras armaban las canciones de segundo albúm de la banda, “Parte de un Mal Sueño”.

La inspiración cambió y por el 2016, el norte lo encontraban en los sonidos de la electrónica, cuenta el muchacho de las baquetas. Incluso Marco se atreve a contar cómo sucedió esa metamorfosis: “estábamos más en otro lenguaje, más cerca de la electrónica que del rock y nos fuimos encontrando con los sonidos necesarios para poder producir lo mejor. Mucho tuvo que ver Juan Stewart, que fue el productor del disco”.

Las dos partes se complementaron (productor y banda) y surgió el resultado que esperaban, dado que también fueron agarrando cualquier manguito que tenían, y lo iban invirtiendo en los instrumentos necesarios, como los sintetizadores y la dream machine con bases electrónicas del batero.

Como parte de su historia, queda el recuerdo de cuando sólo tenían un sinte y en el vivo, Lucio y Marco lo daban vuelta entre ellos, cuando le tocaba usarlo a cada uno. Algo que, el de la voz principal de “A donde quieras”, el octavo tema de Parte de un Mal Sueño, Marco, recordaba entre risas, vivimos reinvirtiendo, no tenemos un mango en la cotidianeidad pero hoy tenemos un sinte cada uno, asique yo prefiero comer arroz y tener un buen sinte, toda la vida!

***

Fotografía: Luciana Demichelis

Al salir de la estación de la capital bonaerense, el rumbo lo marco el señor que atiende el puesto de diarios de la esquina de la Av. 1 y la Diagonal 80. Tenía que caminar por la Av. 44, llegar a la plaza Italia y seguir por la Diagonal 74, atravesar la plaza Moreno y continuar por la 74 hasta llegar a la 59. Menos mal que además de las personas, con la evolución de la tecnología existen los celulares con GPS… “Usted ha llegado a destino”.

La gente adentro se movía al ritmo de la última canción de Bautista Viajando. Seguía Fus Delei y con el correr de los minutos entraba más gente a El Rincón… Al terminar el show, el cantante de Peces, Lucio, diría que el lugar estuvo lleno, pero no hablamos lleno de cantidad, sino lleno de vibra, cómo se vibra. O sea, la llenitud es una sensación. Ya que la gente “está tirando mucho afecto”.

Todos los que estábamos ahí, bailamos al sonar de los platenses, mientras esperábamos el cierre de la banda que entre sus integrantes tiene un baterista chileno y un violero marplatense. Al finalizar la banda que presentaba “Ideas para un Mundo Imaginario” (el primer disco de Fus Delei), del otro lado de la pared picada que dejaba ver los ladrillos de la construcción, se abrió una puerta negra a otra pista de El Rincón y en una pantalla, mientras Lucio, Marco, Benja y Chicho subían al escenario, todos los que fuimos a la fiesta pudimos ver la primer proyección del videoclip de “Pensamientos nocturnos”, el séptimo tema del segundo disco de Peces Raros. Al terminar la proyección, el delirio arrancó y la música empezó a sonar.

El cuerpo se movía solo, al sentir la melodía de los acordes infinitos que se escucharon en ese show de casi una hora. Las personas ahí adentro, además de bailotear, cantaban, gritaban, saltaban, era una fiesta e incluso así lo vivieron los integrantes de la banda.

Lucio después actuación decía que, “está bueno cuando calculas y el cálculo te sale bien”. De la misma forma, Marco cuenta que para él, ésta fue una noche especial porque pudieron contar con la participación de bandas amigas y al momento en que se plateaban el evento pensaban <<bueno, esto es lo que nos encanta de la escena, queremos llevarlo a la mejor estructura que tenemos a mano>> (hablando del arte de las bandas invitadas), y en ese sentido fue re especial. Lo viví como una fiesta. Con respecto a esto, el cantante con guitarra negra va a resaltar que esta fecha tiene un sentido afectivo, porque también tuvo la participación en patio, del artista del dibujo en paredes Edu Loogia, con un gran grafitti hecho sobre cartón gris (como le dicen algunos estudiantes de artes), con la inscripción “Algo Raro” partido en muchos recuadros, que después cada quien le daba el valor monetario que quería y se podía llevar el recuerdo de ese pedacito de arte, firmado por el propio Edu. (Bautista Viajando y Fus Delei) son dos bandas que admiramos y nos dijeron que <<sí, que querían venir>>.

Eso para nosotros ya es un sentido colectivo que está zarpado, está muy bueno, en este sentido. No en un sentido endogámico, (ambas bandas invitadas son, también de La Plata) sino más bien por un sentido de pertenencia de distancia. Y no tiene un significado de estirpe platense. Y continúa justificando, no porque queramos hacer gala de platensidad del evento. Sino porque acá hay mucha producción, hay mucha gente que labura, y que labura muy bien. Algo Raro ya estaba muy bien antes de que empiece. Por su lado, Benja va a decir que sintió “satisfacción plena”, el trabajo de los ensayos salió a la perfección.

 

Después de todo el tiempo que llevo preparar esta noche, los presentes fuimos afortunados al escuchar los tres temas nuevos. De hecho, los seguidores de la banda que tenía a mi alrededor, al escuchar acordes diferentes, se decían unos a otros <<ésta es nueva>>. Al terminar la fiesta continuó de la mano del DJ Manuel Rodríguez, quién sorprendió a todos con un remix de la canción “A donde quieras”.

La noche terminó. Lo que sigue para esta banda, entrar al estudio y grabar su tercer disco que viene de canción y viene de electrónica. Canción-electrónica, que es nuestro lugar, cuenta Lucio y después Benja continuaría diciendo que la movida electrónica, es el sonido de nuestra época o así lo sentimos nosotros. La fiesta siguió hasta las 6 de la mañana del domingo 3 de diciembre y, ¿saben qué? “el sur no está tan mal, como dicen algunos”.

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestPrint this pageEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *